El Célio, el Noi i el Mut, en una barraca