Manresa apuntala su Fira como cruce de culturas